Fono: +56 65 2 262560 | +56 65 2 311400
Correo: contacto@gami.cl
Síguenos en

GAMIBLOG

Queremos ayudarte con estos Tips


Ocho consejos para cuidar tu vehículo en invierno

Junio 10, 2019

La mayoría de las averías de un automóvil se producen en invierno, según concluye un informe realizado por el Comisariado Europeo del Automóvil. Pero, ¿cómo evitar que el vehículo sufra la climatología propia de la estación invernal? A continuación, ocho concejos para cuidar tu vehículo en esta fría estación. 1. Baterías [Obvio. Somos expertos en baterías] Con la llegada del frío y las temperaturas gélidas, la batería puede perder más del 50% de su carga, por lo que se debe comprobar de manera regular su estado. Además, a partir de los tres años de empleo, las baterías comienzan a descargarse o dan problemas, por lo que no está de más hacer alguna revisión. 2. Cuidado con los neumáticos Las ruedas cobran en invierno una importancia especial. La lluvia, la nieve y el hielo son sus mayores enemigos y, al bajar las temperaturas, el caucho se vuelve duro y pierde flexibilidad. Por eso hay que revisarlas muy bien y cambiarlas si es preciso. 3. Mantener el vehículo bajo techo Siempre que se pueda, conviene que el vehículo duerma bajo techo, sea la época del año que sea. Pero esto es aún más importante en invierno, pues las bajas temperaturas son muy dañinas no solo para la batería, sino para los líquidos del motor y la carrocería. Además, tras una noche a la intemperie, habrá que luchar al día siguiente, como mínimo, contra la escarcha acumulada en los cristales. 4. Atención al anticongelante En invierno es muy importante utilizar anticongelante. El nivel de anticongelante debe ser óptimo, porque si no, con las bajas temperaturas, el agua del radiador se puede congelar y no se podrá arrancar el motor. En el depósito del limpiaparabrisas conviene también usarlo, pues el agua podría congelarse al entrar en contacto con el aire frío. 5. Comprobar el nivel y viscosidad del aceite Para que el coche se halle en buen estado, hay que comprobar que su nivel de aceite es correcto, además de su viscosidad. Si está en condiciones óptimas, el motor tendrá la máxima ayuda para arrancar a la perfección. Si no, se debe sustituir el aceite por uno adecuado. ¡El mejor es siempre el tipo de aceite que indica el fabricante del automóvil! 6. Revisar luces El invierno afecta a todos los componentes del vehículo, interiores y exteriores. Las ampolletas convencionales se funden con más facilidad y los faros se ensucian mucho. Por eso se debe comprobar que se mantengan limpias y cambiarlas lo antes posible si alguna se funde, pues en esta estación del año las luces se emplean mucho más y son esenciales para conducir con seguridad. 7. Cuidar el estado de los frenos Los frenos son vitales al montarse en un coche y bajo condiciones climatológicas adversas sufren más de la cuenta. Además, cuando llueve, la distancia de frenado se duplica y con hielo se multiplica por 10, por lo que en invierno sí o sí hay que revisar los discos de freno, las pastillas y el líquido de frenos. Respecto al freno de mano, a veces con el frío se forma escarcha y las pastillas de freno se pueden quedar pegadas al disco. Entonces, para poder conducir habrá que jugar con el embrague hasta que se logre romper esa capa de hielo fino. 8. Limpiaparabrisas limpios En invierno las condiciones de conducción son malas. Si a ello se suma un parabrisas en mal estado, el resultado puede ser nefasto. Conviene, por tanto, asegurarse de que se tiene buena visibilidad y comprobar con regularidad el estado de las escobillas del limpiaparabrisas. Si están viejas, habrá que renovarlas; si están nuevas y no funcionan bien, es conveniente pasarles un trapo empapado en alcohol.


¿Cuándo debo cambiar la batería de mi automóvil?

Junio 10, 2019

La batería es la encargada de aportar la energía necesaria para poder arrancar y utilizar las funciones básicas del vehículo, como la radio, las luces o los limpiaparabrisas, por ello es importante que se encuentre en perfecto estado. Si se encuentra en buen estado, se recargará automáticamente mientras el motor esté en marcha gracias al alternador, generando y acumulando energía a partes iguales. Por lo general las baterías hay que cambiarlas cada 4 años aproximadamente, aunque esto dependerá del uso de cada vehículo así como del modelo de la batería además de otros factores. Si tu vehículo es nuevo, no deberías tener que preocuparte por su estado, pero a partir de los dos años es recomendable revisarla cada 6 meses. Aun así, es posible que la batería se haya descargado de forma puntual, pudiendo volver a recargarla y que vuelva a funcionar correctamente. Cuando esto ocurre, en la mayoría de los casos suele ser por dejarse las luces del vehículo o cualquier otro elemento electrónico encendido durante mucho tiempo. También podría ser porque se ha producido algún fallo en el alternador o porque hemos pasado mucho tiempo sin utilizar el vehículo, lo que ha llevado a desgastarla por el desuso. Además se debe tener en cuenta que las baterías son muy sensibles a las extremas temperaturas, especialmente cuando son muy bajas. Una batería que esté llegando a su fin, casi con total seguridad no podrá aguantar una nevada o una ola de calor extrema. Aunque actualmente todos los vehículos modernos cuentan con un testigo en el salpicadero que nos indica cuándo hay que cambiar la batería del vehículo, es importante ir revisándola cada cierto tiempo para que no se desgaste del todo y no suframos problemas mayores. En el caso de que se haya estropeado o se haya desgastado definitivamente, la única solución será sustituirla por una nueva. Te dejamos una lista con algunos síntomas que pueden estar indicando que tu batería necesita un reemplazo: Arranque lento del motor: Cuando intenta arrancar el vehículo, el arranque del motor es lento y tarda más de lo normal en encender. Check Engine: A veces el indicador de Check Engine enciende cuando la carga de la batería es débil. Nivel de fluido de batería baja: Generalmente, las baterías de automóvil tienen una parte de la carcasa que es translúcida, por lo que siempre puede vigilar el nivel de líquido de la batería. Batería hinchada: Si tu batería se encuentra en este estado, debes acercarte de inmediato para revisión, ya que es muy probable que tu vehículo este generando una sobre carga en la batería que incluso puede resultar en su explosión. Fuga en la batería: La fuga también causa la corrosión alrededor de los postes: (donde se encuentran las conexiones de los cables + y -). Es posible que sea necesario quitar la suciedad; de lo contrario, su automóvil no puede arrancar. Duración: La batería dura unos cuatro años aproximadamente, pero, al menos, se debe inspeccionar su condición cada 12 meses cuando alcanza la marca de los tres años.


HOLA

¿Qué necesita? Le ayudamos en su búsqueda

CONSULTAR